El gerente de la Empresa Pública Municipal de Agua Potable y Alcantarillado de Ibarra, Gustavo Andrade Figueroa, acudió, este jueves 19 de septiembre, a la Contraloría General del Estado para pedir que se realice un examen especial al Contrato de Construcción de Obras de Agua Potable y Alcantarillado dentro del modelo de gestión “Juntos por Ibarra”.

DATO IMPORTANTE
La terminación unilateral del contrato no implica que se dejarán de lado estas obras importantes para la ciudad, para eso, se diseña un plan de acción que permitirá retomar su ejecución.

Luego de una revisión del contrato suscrito con el consorcio “Agua para Ibarra” realizado por el equipo técnico-jurídico de la empresa, han encontrado falencias, irregularidades y omisión de procedimientos al no aplicar el proceso de contratación acorde a la Ley, afirmó Andrade.

Además, señaló como prueba un memorando remitido por el responsable  de la Unidad de Compras Públicas quien informa que la Unidad a su cargo no participó en este proceso de contratación y que la única clave que se utilizó es mlarrea@emapai.gob.ec, por lo que se vulneró la garantía constitucional del debido proceso y de la seguridad jurídica del proceso de contratación pública.

El magíster Gustavo Andrade, dijo que de acuerdo a lo que establece el artículo 48 numeral 3 de la Ley Orgánica de Contratación Pública, se desnaturalizó la llamada Alianza Estratégica por existir una errónea aplicación de la normativa vigente puesto que se configuró esta alianza en un proceso de régimen especial sin cumplir con lo que establece el sistema de contratación pública.

Asimismo destacó que este contrato, que abarca cinco proyectos de agua potable y alcantarillado, no cuenta con la viabilidad técnica que debe emitir la SENAGUA y que el contratista debe pagar más de setenta y seis mil dólares por multas, valor calculado al 17 de septiembre del presente año por incumplimiento en el avance de las obras, de acuerdo al informe técnico existente.

Por otra parte, indicó que el gerente anterior de la EMAPA-I entregó al Consorcio Agua para Ibarra, un anticipo de 300 mil dólares y que solamente se ha amortizado  la suma de 25 mil dólares. A la fecha se cancelaron dos planillas por un monto de 280.000 dólares, de los cuales se ha justificado la ejecución por un monto real de 94.000 dólares, por lo que el contratista debe justificar un total que supera los 460.000 dólares.

Otra de las irregularidades que encontró el equipo técnico-jurídico de la EMAPA-I, es que en las planillas presentadas por el contratista, no existe un acta de inicio de obra; el certificado de no adeudar al IESS y se encuentra vencida la póliza por concepto de entrega de anticipo.

Las multas no estuvieron incluidas en las planillas aprobadas por el administrador y fiscalizador por lo que se evidenció que en la anterior administración no se hizo el seguimiento para el cobro oportuno de las mismas.

Además dio a conocer que el contratista suspendió la obra totalmente el 8 de mayo del presente año sin la debida autorización, haciendo caso omiso a los informes del fiscalizador y administrador que sugerían que se continúe con los frentes de trabajo.

Por estas y otras consideraciones, además de hacer este pedido a la Contraloría, un equipo asesor jurídico de la empresa viajó a la ciudad de Portoviejo para notificar la terminación unilateral  del contrato, expresó Andrade.

Finalmente responsabilizó al consorcio Agua para Ibarra, de crear inestabilidad en la presente administración ya que han conversado, a espaldas de las autoridades con las comunidades beneficiarias, sobr

Visto 258 veces